Isla de la Juventud

Isla de la Juventud

Caracterización

Esta isla, a la que Cristóbal Colón denominó Evangelista cuando la descubriera en su segundo viaje de exploración al Nuevo Mundo, es la mayor entre las más de 600 ínsulas que conforman el Archipiélago de los Canarreos. Durante siglos, el territorio se mantuvo prácticamente despoblado, circunstancia que benefició la presencia de numerosos piratas, corsarios y bucaneros, que merodeaban por el Mar Caribe tras los ricos cargamentos de oro, objetos de arte y otras mercancías que se trasladaban a Europa.

Isla del Tesoro o Isla de las Cotorras, fueron nombres con los que también se le conoció antes de que a principios del siglo XIX España decidiera colonizarla, dando origen a la colonia Reina Amalia cuya capital, Nueva Gerona, fue fundada el 17 de diciembre de 1830. Recibió, a partir de 1975, su nombre actual, Isla de la Juventud, en justo reconocimiento a los jóvenes de todo el país que propiciaron su desarrollo.

Una llanura costera sureña con bosques vírgenes, playas arenosas y cuevas con evidencias aborígenes, entre las que cabe destacar la número uno de Punta del Este, considerada por los expertos, como la Capilla Sixtina del arte rupestre caribeño al conservar en sus paredes, más de 200 pictografías aborígenes, caracterizan a grandes rasgos el territorio. Una peculiaridad de este municipio especial, fue el asentamiento de comunidades chinas, norteamericanas y japonesas; estos últimos, mantienen hasta hoy sus costumbres, a la vez que se integran al desarrollo de nuestra sociedad; así como caymaneros que, llegados entre 1903 y 1910, fundaron la villa de Jacksonville.

En la porción nororiental de “la Isla” está la Playa Bibijagua con sus llamativas arenas negras, que dan nombre a la instalación de campismo allí enclavada. En la misma zona el territorio atesora sitios declarados Monumento Nacional, como la Finca El Abra, donde nuestro Héroe Nacional José Martí repuso su salud tras su encarcelamiento y el Presidio Modelo, centro carcelario testigo de torturas y vejámenes, en el que guardaron prisión varias generaciones de revolucionarios hasta 1959.

Dentro de sus atractivos turísticos más relevantes están la práctica de la fotografía submarina, la pesca o el buceo en más de 30 sitios de inmersión, la observación de coloridas aves a través de grandes áreas de manglares y la visita a cayos cercanos de exuberante belleza y excelente conservación. A 122 kilómetros de su municipio cabecera, Nueva Gerona, se encuentra el Parque Nacional Marino Punta Francés, con uno de los ecosistemas costeros mejor conservados del país. Posee además, manantiales de aguas sulfurosas muy demandadas por los visitantes.

La Isla de la Juventud tiene en el cultivo de cítricos, en sus reservas de mármol de primera calidad, en la producción de cerámica artística y utilitaria, y la actividad forestal, cuatro ejes económicos fundamentales.

Mascotas del Campismo